El investigador Acisclo Pérez y el farmacéutico Daniel de María son los dos galardonados de este año. El acto de entrega se llevará a cabo el sábado 16 de noviembre a las 19 h. en el Hotel Palafox. También recibirán un emotivo reconocimiento los farmacéuticos jubilados en el último año y los que cumplen 25 y 50 años de colegiación. Además se dará la bienvenida a los nuevos colegiados.

El Colegio Oficial de Farmacéuticos de Zaragoza entregará el sábado 16 de noviembre a las 19 h, en el Hotel Palafox, sus premios anuales, acordados por unanimidad por la Junta de Gobierno de la organización colegial. El farmacéutico Acisclo Pérez Martos, profesor emérito de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Zaragoza y miembro fundador de la Academia de Farmacia Reino de Aragón, recibirá la Placa de Colegiado Distinguido. Un galardón que reconoce su importante aportación al campo de la investigación tras participar en la reformulación del funcionamiento de las mitocondrias que explica cómo las células generan energía a partir de los nutrientes. Hallazgo que modificará los libros de texto de Bioquímica. (Más información de los premiados en la segunda página.)

El título de Colegiado del Año será entregado al farmacéutico Daniel de María García, en reconocimiento al importante proyecto solidario que ha liderado en el último año, consiguiendo financiar el material escolar de 108 niños de Costa de Marfil, a través de las ventas de su libro El último arco. Este solidario reto se suma a otro importante desafío diario que Daniel de María comparte con otros muchos compañeros: ejercer como farmacéutico rural, sobre todo en estos tiempos tan difíciles. De María es el farmacéutico de la pequeña localidad de Tabuenca, municipio de la provincia de Zaragoza que tiene menos de 400 habitantes.

En este día de homenaje a la profesión farmacéutica no podía faltar un emotivo reconocimiento a la dedicación y aportación profesional de los 15 farmacéuticos jubilados en el último año y los que cumplen 50 y 25 años de colegiación. Este año son 34 los farmacéuticos reconocidos con la insignia de plata (25 años) y 4 con la de oro (50 años). Asimismo, un año más, el Día del Colegiado será el escenario para dar la bienvenida a los 58 nuevos colegiados.

Acisclo Pérez DON ACISCLO PÉREZ MARTOS. Doctor en Farmacia por la Universidad de Santiago de Compostela. Desde 1976, la Universidad de Zaragoza ha sido el principal escenario de su vida laboral como Profesor Titular de Bioquímica y Biología Molecular. Desde 2010 es profesor emérito. Sin duda la investigación ha configurado uno de los capítulos más importantes de su trayectoria profesional. Codirector del Grupo de Investigación GENOXFOS, catalogado como Grupo de Excelencia por la Comunidad Autónoma de Aragón, ha sido miembro del consorcio europeo EUMITOCOMBAT (consorcio de referencia europeo para la investigación de enfermedades causadas por disfunciones del Sistema OXPHOS. Su aportación al campo de la ciencia ha recibido este año un nuevo espaldarazo al ser uno de los investigadores que ha participado en la reformulación del funcionamiento de la mitocondrias que explica cómo las células generan energía a partir de los nutrientes. El hallazgo ha sido publicado en la prestigiosa revista Science. Su importante labor en la Universidad nunca le ha impedido establecer con nuestro Colegio de Farmacéuticos un vínculo muy especial. Colegiado desde 1979, ha sido vocal de docencia e investigación durante 10 años, además de ser uno de los profesores más ilustres que han pasado por las aulas formativas del COFZ. Impulsor, junto al farmacéutico Santiago Andrés, de la Academia de Farmacia Reino de Aragón, es, seguro, uno de los más insignes representantes de la Farmacia en Aragón. En 2001 recibió el título de Colegiado de Honor, la más alta distinción que otorga la organización colegial.

Daniel De MaríaD. DANIEL DE MARIA GARCÍA. Licenciado en Farmacia por la Universidad de Barcelona en 1997, su relación con la organización colegial arranca en 2005, año de su colegiación y el comienzo de una nueva etapa profesional al frente de una farmacia en Tabuenca, un pequeño pueblo del Moncayo y uno de los escenarios de su primera novela “Un etcétera después”. Una faceta literaria que conocimos en marzo de 2012 con la publicación de este libro protagonizado por un farmacéutico y que desprende todo el amor que Daniel de María siente por esta “hermosa profesión”. Su segundo libro “El último arco” consolidó su vocación literaria y nos permitió conocer el lado más solidario de nuestro colegiado distinguido. Un importante reto acompañó las ventas de esta segunda novela: financiar el material escolar durante todo un año de 108 niños en la ciudad de Tiemelekro, en Costa de Marfil. Este solidario reto, cumplido con creces, se suma a otro importante desafío diario que Daniel de María comparte con otros muchos compañeros: ejercer como farmacéutico rural, sobre todo en estos tiempos tan difíciles. Actividad por la que ya recibió otra placa de colegiado distinguido en 2007 en reconocimiento y agradecimiento a una labor cotidiana, en un medio cada vez más hostil, que tanto prestigio y respeto aporta a la profesión farmacéutica.